RUTA "LLEBEIG"

Volver a rutas

Ruta snorkel "Llebeig"

La cala del Llebeig es una de las calas más bonitas y con mayor carácter de todo el litoral de la Costa Blanca y a la que sólo se puede acceder por mar, con embarcación, o a pie a través de senderos que, partiendo de la zona del Moraig por la senda de los acantilados o bien del Barranc de la Viuda en el límite del término con Teulada, nos conducen por caminos realmente encantadores que hacen placentero el mero hecho de transitarlos.

Al llegar a la cala y el visitante se traslada a otra época al encontrarse con un marco pintoresco de tranquilidad y relajante exclusividad, con las pequeñas barracas que servían de refugio a pescadores y que ahora ofrecen sombra al visitante. Este entorno revela unos fondos habitualmente transparentes y rebosantes de vida.

La cala tiene orientación E/SE por lo que está expuesta a vientos de levante pero si no sopla esta orientación se encontrará unas aguas tranquilas. Se recomienda entrar por la vertiente derecha, donde hay una pequeña franja litoral de grava, ya que el resto es piedra más o menos grande.

Ruta snorkel cala Llebeig

El fondo marino está al principio formado por bolos de roca, cantos rodados de considerable tamaño y a medida que se avanza la inmersión aparecen plataformas de roca blanquecina y pulida, muy luminosa. Siguiendo el itinerario hacia el islote que se avista en el extremo sur de la cala, se atraviesa el fondo cubierto de algas pardas que en ocasiones dejan paso a rocas de considerable tamaño y destellantes arenales, que actúan como desfiladeros entre paredes de roca.

Al llegar al islote se observa otro sumergido, con su vértice a poco más de medio metro de agua, y que cae hasta -4 m. Es interesante, si el mar está en calma, pasar entre ambos, en una especie de desfiladero de unos 10 metros de longitud. Luego se puede rodear el islote grande para encontrar una pradera de frondosa posidonia oceánica y más adelante un paso poco profundo junto a la punta de la cala. Aquí vuelven a aparecer las rocas y los mil huecos y escondrijos que la abundante vida marina coloniza.

Serán habituales los encuentros con obladas, mabras, sargos, salpas, castañuelas y otros pequeños peces que a veces se mueven rápidos como el rayo cuando hacen su aparición depredadores como la dorada o la lubina, que patrullan estas aguas.

Características